En el marco del programa de “Prácticas Saludables de SMI” y el presente proyecto con la unidad de extensión de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Católica de Cuyo, en el día de hoy tuvo lugar el segundo Taller de actividades “Cuidando Nuestra Salud”. El mismo estuvo orientado principalmente a conocer las principales enfermedades respiratorias, un tema de gran interés para la estación en la que nos encontramos transitando, esto no significa que no puedan contagiarse en cualquier momento, sino que las condiciones climatológicas de estos meses, hacen más propensas a las personas a adquirirla.
Temas como medidas preventivas, nuestros hijos y los límites, síndrome bronquial obstructivo, infecciones respiratorias altas y bajas fueron los temas abordados por nuestros especialistas Dra. Ivonne García, Dra. Rufino Florencia, Dr. Gerardo Paesani y la participación de la Licenciada Melina Dell Aquila.
Quienes remarcaron la importancia de prestar suma atención y promover la adopción de medidas preventivas como:
  • Amamantar, ya que la lactancia materna protege de las infecciones respiratorias y ayuda al correcto desarrollo del sistema inmunológico. Si es posible, amamanta a tu hijo o hija de manera exclusiva (sin agua, jugos u otros alimentos) por lo menos hasta los 6 meses.
  • Protegerse del contacto con personas infectadas, evitar largas horas en salas speras, y otros lugares en contacto con virus.
  • Lavar las manos en forma frecuente, estornudar ocupando el codo y no sólo las manos.
  • Cumplir con el calendario de vacunación y controles de salud. Las vacunas evitan enfermedades o hacen que los síntomas sean más leves.
  • Cuidar una alimentación y vida saludable.
  • Ventilar el hogar, todos los días para renovar su aire.
  • Estar atentos a los signos de enfermedad:
* fiebre o sentirse acalorado o con escalofríos. (No es un síntoma permanente sino aleatorio)
* Tos
* Dolor de garganta
* Mucosidad nasal o nariz tapada
* Dolores musculares y corporales
* Dolores de cabeza
* Fatiga (cansancio)
* Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos y otras molestias asociadas a las enfermedades respiratorias. Considerando que lo que representa un resfriado molesto en los adultos se traduce en un peligro inminente para los niños, especialmente los recién nacidos. De allí la importancia de que los padres y cuidadores de pequeños aumenten su atención en esta época, en la que las salas de urgencias están copadas de niños con infecciones respiratorias agudas, donde la complejidad de las enfermedades puede ser leve o grave, depende del cuidado y tratamiento que se les dé.
 
Asimismo y para fortalecer el mensaje de prevención y autocuidado hacia los hijos, se brindaron algunas ideas y consejos muy útiles para contribuir en la educación. A pesar de que limitar a un niño puede resultar cansado y frustrante, es necesario darlos a conocer. El establecimiento de límites es indispensable para aprender a convivir y ser más feliz, y se aprende fundamentalmente en casa, con el ejemplo.
Papá y mamá son importantes. Es importante que, según sus posibilidades, ambos participen en acciones de prevención, compartan las responsabilidades de transmitir mensajes claros y firmes, asuman en conjunto las tareas de cuidado.
Por último se concluyó la actividad reforzando la transmisión de que si hay síntomas,Consulte, no se automedique ni menos automedique al niño o niña. El primer signo de alerta es que el niño/a comience con fiebre, dificultad respiratoria o dolor de oídos después de algunos días de haber comenzado el cuadro, o una fiebre que comienza con los síntomas respiratorios, pero que se mantiene más de 72 horas. Prefiera un doctor/a que conozca a su hijo/a para que no lo sobre medique.
PRÁCTICAS SALUDABLES | Taller Cuidando Nuestra Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *